Están hackeando cada vez más coches eléctricos

Están hackeando cada vez más coches eléctricos

Los coches eléctricos han ocasionado una revolución dentro de las empresas productoras de coches, no solo porque se está acaban la era más contaminante de la historia de la humanidad, sino porque sus beneficios y gadgets tecnológicos están sorprendiendo a muchos.

¿El problema? Además del elevado precio de los vehículos eléctricos es la posibilidad de ser hackeados por malhechores.

Desde que un equipo puede conectarse a una red, puede ser víctima de un ataque cibernético, y los coches no son una excepción.

Más tecnología pero con más ataques

Desde hace ya varios años se ha criticado la completa computarización de los coches; aunque esto signifique ventajas increíbles como conducción automática y la posibilidad de escoger mejores rutas en tiempo real y sin depender del GPS, hay un serio problema de seguridad del que hay que hablar

La firma de ciberseguridad Upstream ha develado este 2019 los incidentes de hackeos a coches aumentaron más de 50% comparando el primer trimestre del 2018 y el primer trimestre del 2019.

El año pasado se registraron 15 incidentes de hackeo, mientras que a principios de este año se informaron 51.

Aclarando, por supuesto, que estos hackeos no fueron todos malintencionados, sino realizados por hackers con fines educativos y de seguridad que solo pretendían comprobar qué tan difícil sería hackear un coche.

No obstante, la posibilidad de poder abrir un coche sin llave, solo usando un teléfono móvil, mantiene latente la posibilidad de hackearlo a distancia, y tener un éxito de 47%.

Además de os coches sin llaves, otra forma muy común de hackeo es acceder a los servidores de la marca y a las aplicaciones móviles donde se encuentran alojados los datos del vehículo.

La era de los coches tecnológicos apenas está empezando, pero aún hay muchas vulnerabilidades que atender para garantizar la seguridad de los conductores durante su uso.

Se han reportado incidentes en que simple pegatinas en el suelo han logrado confundir a un Tesla, e incluso se han hackeado servidores para minar criptomonedas.

Ante estas amenazas, es imperativo que las grandes marcas trabajen en mejoras de seguridad, pues pareciera que la atención está centrada en hacer de los coches más ecológicos que en garantizar la seguridad del conductor y de sus datos personales en los servidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *